Biblideyne

La ilusión en una caja

La Navidad es una época para dar lo mejor de nosotros, hacer regalos, pero sobre todo regalar felicidad.

Son muchas las ONG’s que participan en este proyecto, que regalan  su tiempo a otras personas y a otros proyectos, y aún más,  las personas involucradas en que este proyecto, en concreto,  se lleve a cabo.

Fue difícil negarse cuando nos propusieron participar en el proyecto Caja de Navidad. Tan sólo mencionarlo y por unanimidad empezamos a decidir qué regalos comprar, qué edad tendría nuestro destinatario…

Unos calcetines, un chándal, juguetes varios, juegos de mesa o material escolar… cosas insignificantes en la vida de cualquiera son aquellas que pueden alegrar la vida de cualquier niño sin recursos.

Nuestra caja también va llena de alegría, de ver a otros llenos de felicidad por recibir un regalo en la época en la que estamos; va llena de emoción, por preparar la caja con todo el entusiasmo del mundo y elegir todos los enseres para rellenarla; lleva bondad, gratitud y empatía, pues deseamos que todos los niños del mundo tengan el derecho que nosotros tenemos a emocionarse abriendo un regalo.

Las cajas de las ONG’s van llenas de esfuerzo y dedicación, pues sin ellas nada de esto sería posible, pero también van llenas de un poco de preocupación e incertidumbre por el qué pasará con los regalos, si llegarán a tiempo, si se nos olvidará algo o si les gustará a nuestros niños.

Nuestras cajas van llenas de colaboración con todos los niños que merecen regalos, y la tuya  ¿de qué va llena?

  Articulo enviado por Lucía Barba Estévez

   2º de Administración y Finanzas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.